Ya sabés cómo dejar todo listo!! Pero antes de empezar, unos consejitos más…

Te dejamos algunos consejitos para que pierdas el miedo y te tires al mundo de la pintura…. Estos son los primeros pasos…

1. Pinta de arriba abajo

Y esto incluye el techo. Píntalo primero, y luego las partes más altas de la pared. Si es posible, trata de pintar de arriba abajo sin parar en el medio. De esta manera no caerán gotas en partes que ya se han pintado.

2. Utilizar bien el pincel o pinceleta

* Introducir el pincel hasta un tercio de la longitud de las cerdas dentro del balde o la bandeja.

* Para delinear un borde, utilizar el lado estrecho del pincel. Es importante realizar trazos largos y lentos.

* Para evitar que la pintura quede marcada, pintar desde el área seca hacia la pintura fresca.

* Para pintar las superficies planas, utilizar la parte ancha del pincel o pinceleta.

* Para pintar grandes superficies, aplicar la pintura con 2 o 3 trazos en diagonal. Luego distribuir uniformemente con trazos horizontales. Presionar lo suficiente y alisar verticalmente de arriba hacia abajo.

* Resumiendo, primero se debe realizar movimientos en sentido de diagonal, luego en sentido horizontal y, por último, en sentido vertical.

3. Cómo utilizar el rodillo

* Las superficies se deben pintar en pequeñas secciones. Trabajar desde las superficies secas hacia las que tienen pintura fresca para evitar las marcas.

* Antes de comenzar a pintar, humedecer ligeramente el rodillo con agua para eliminar posibles hilos sueltos. Esto también favorecerá que gire libremente, dejando espesores parejos

 

* Luego de esta operación, introducirlo dentro de la bandeja con pintura haciéndolo rodar de un extremo al otro de la pared texturada para distribuir uniformemente la pintura sobre el rodillo.

* Con el rodillo cargado, utilizar la técnica de aplicación denominada “Z” o “N”, por el dibujo que se realiza con el rodillo sobre el paño a pintar. De esta manera se va aportando la pintura para luego desplazarla al resto de la superficie, así se conseguirá mayor poder cubritivo y mejor nivelación, con un mínimo salpicado.

4. No uses mucha pintura

Cada capa debe ser delgada. No uses más pintura solo para terminar rápido, ya que secara lento, y tendrás un resultado con burbujas. Usa poca pintura, déjala secar, y si es necesario pinta más capas. No te arrepentirás de haberte tomado tu tiempo.

5. Deja secar completamente

Tanto si necesitas pintar más capas como si ya terminaste el trabajo, necesitas dejar que la pintura seque completamente. Si esta no seca bien antes de otra capa, la superficie no se verá para nada bien al agregarle más encima. Deja que la pintura cure por lo menos 24 horas antes de usar de nuevo el ambiente cuando hayas terminado, para evitar que se hagan marcas.

6. Limpieza y guardado.

Una vez terminada la tarea, se deben limpiar los pinceles y rodillos con el diluyente que se haya utilizado -solvente o base agua, según el caso-, y luego enjuagar repetidas veces junto a jabón blanco neutro. Al finalizar esta operatoria envolver cada una de las herramientas utilizadas en papel de diario para sustraer la humedad restante.

Una vez secas, guardarlas envueltas en hojas de papel de diario.

Ahora siii… ¡Anímate! A pintar….